domingo, 25 de noviembre de 2007

Las musicas de la vida....






El primaverazo se estacionó en mi vereda esta semana.

Para muchos consiste en la llegada amores, amigos con derecho, pololos, andantes, novios, maridos, etc., en mi caso es con amigos. Un torrente de amor amistoso, de buenas relaciones, calidos momentos, cariño por todas partes.

Y cuando mi corazón canta lo único que quiere es "escuchar música todo el tiempo".
Por eso cada paso que doy, cada momento vivido, cada cuadra recorrida, cada árbol nuevo descubierto, cada helado, cada beso a mis gatitos, me gusta remarcarla al son de una linda canción o melodía.


Porque la música es vital en la vida, en mi vida al menos.
Nunca toque ni el timbre y pese a que algunos músicos tienen el don de expresarse a través del sonido yo puedo hacer a través de las variadas e infinitas melodías que se han compuesto.
El día miércoles por ejemplo que me junté con mi querida amiga "Maya", con su pelo rojo, su simpatía sin igual, su acento argentino precioso, sus ojos claros lo inmortalice al son de "¿Dónde estara?" de Gerardo Enciso. Porque "Mayita" huele a Guadalajara, a los recuerdos de México, a los amigos de allá, al exilio ese tan multi racial, tan solidario, tan transparente, tan real, calido y sin tapujos.

Después el viernes me junté con quien fuera "mi mejor amigo", mi cuasi gran amor, mi cuasi vida, mi cuasi intensidad mas inmensa vivida en este chilorio. Y es que la vida es un circulo y esta ciudad una aldea y la vida siempre tan sabia y el destino mezclando los ingredientes correctos para que los que todavía tienen cosas que decirse "lo hagan". Y así fue como mi querido Germán y yo nos volvimos a ver y también estaba Osvaldo y "felpudito y escobilla" y pasamos una noche maravillosa agazajados por una luna entera, llenisima, luminosa hermosa, platos de sabores increíbles preparados por Osvaldillo. Y de fondo "Olé -olé" con sus antiquisimos grandes éxitos y un poco de B52 y también otro poco de todo lo más kitch que los oídos de cualquier mortal pudieran esuchar. Y fui tan contenta y con Germancio nos apretábamos y nos reíamos a carcajadas y caminamos bajo la luna tomados del brazo y recordamos todos los momentos inmensamente bellos que vivimos juntitos. Las mil uvas que me comi trepada desde los parrones de la casa de sus paires en Puente Alto, de las fiestocas en Bellavista, de los empujones, de las bolitas, de los pellizcos. Y esa noche la bautizaría al son de "Stand by me" Ben E. King.


Y ayer sábado la música se corono ochentera de Inglaterra, de EE. UU totalmente y es que era el cumple de mi amiga Ale y su Daniel que es el mejor dj que se puede tener, programo las añoranzas que mas le latían y ahí de vez en mes uno que otro tema latía en mi interior. El bautizo que la marcaría for ever sería cualquiera de R.E.M.


Y es que la vida sería una mojarra seca si no existiera la música.
¿Qué sería de mis tardes en la casa sin música?
¿Qué sería de mis paseos sin música?
¿Qué sería de las tardes después de trabajar si no pudiera escuchar música?
Y si, siempre la misma, siempre rock mexicano y siempre mis lugares comunes replets de recuerdos, de mexicos, de guadalajaras, de infancia, de amores, de amigos, de cariño, de calidez a borbotones, de las peliculas que hasta el día de hoy me hacen rayar la papa.
El día que termino Erre way lo inmortalizamos al son de "Dije adiós".
Alguna movie de (oda) Ryan Gosling al son de "Can´t take may eyes".
De hecho este momento magico de musica y añoranzas lo dejo marcado al son de "No dejes que....." de los Caifanes.

3 comentarios:

Elbenja dijo...

Colombita de mi alma, te leo y te vuelvo a leer y no puedo dejar de agradecer a la vida por haberte encntrado, te quiero tanto, tanto, tanto, tanto, tanto.........

ruelitas dijo...

Y es que la musica es mi forma de expresar!!!
te enteindo tanto y te quiero

Pablo dijo...

Colomba, a propósito de música, bueno como no pudiste oír mi canción en mi blog, y cómo tienes derecho a acceder a esta muestra de arte, si haces click AQUÍ debería poder oír o bajar el archivo mp3.
Cuéntame si funciona, un abrazo, Pablo.