jueves, 7 de diciembre de 2017

Extraña tristeza.


¿Por qué tengo esta sensación de pena? 
Porque nunca más volveremos a estar juntos, una tarde completa.
Porque a pesar de darle tanto, él no tiene un gesto cariñoso, cálido conmigo. 


Tengo el pecho apretado, podría llorar. 
Quizás es por haber vivido horas tan intensas. 
No lo sé. 

Y sin embargo nos abrazamos, (me abrazó) dos veces, al despedirnos. 
Hay tantas cosas que no tienen el peso de antes, que ya no me pesan, ni duelen como antes. Algunas  que ya no sé, tampoco si importan, se las llevó el tiempo, el olvido y me quedé con lo poco bueno.

Sólo constato que pasara mucho tiempo antes que volvamos a estar como hoy, como aquella otra tarde, como aquellas dos otras añejas e inolvidables tardes, en que estábamos los dos solos, en esa indefinición amorosa, amistosa, sexual, que no se concreta, tampoco sé si quiero se defina.


Pero en esencia y sé que por eso todas estas sensaciones, él es mi primera relación, vínculo, nexo, que vuelvo a tener con un hombre. Un hombre que me gusta, mueve, enoja, perturba, que a veces muchas me hace reír, con el que pasé momentos divertidos, entretenidos, muchas peleas. Otra nueva relación que se irá sumando con las otras, atrás. Él sí es real, bueno o malo, pero es real como la interacción que entre los dos sucede. 


No es la relación ideal, no es la que quiero para vivir, realmente espero sacar lo malo, aprender de todo lo sucedido y no repetir patrones, en espera que algún día, logre tener una relación sana y feliz con otro alguien.


Mientras tanto, me quedo con los recuerdos, sensaciones, nostalgias, por todo lo que me hizo sentir, por lo que pudo haber sido, lo que se pudo, lo que hay y lo que no será. Es mi despedida, él se irá y ayer fue la última vez que pudimos estar solos, volver a estar juntos y solos en esa casa, en cualquiera de sus rincones....aquella exaltación energética por estar a su lado, tocarlo, tocar todas las veces queridas su piel, su pelo, verlo dormir. Lo quiero, le tengo tanto cariño, se metió en la vida, en la mía y ese pedazo que ocupa, que no es pequeño, lo va a extrañar siempre, pese a todo, siempre te voy a echar de menos.


Dice que volverá en enero, 
a lo mejor no he terminado de echarlo de menos y ya está de vuelta. Pero no sé si él está consciente que nunca más volverá a ser como este 2017, no estaremos en las mismas circunstancias, él vendrá a ratos, no tendremos su casa, aquel espacio posible para estar juntos y solos. Nunca más, nada, será como antes. No puedo saber si él está consciente de eso, yo sí y creo que un poco de esa certeza es la causante de esta pena, de este dolor, de constatar que ayer 6 miércoles del 2017 no volverá a repetirse nunca más.


Te pido vida que me dejes ser feliz, 
me liberes de las pesadas alas de lo que no fue, 
aprender simplemente a recordar 
y concentrar la energía y el corazón en mirar hacia delante.

lunes, 4 de diciembre de 2017

Y la decepción se apoderó de todo.

La mirada buscaba 
y al mismo tiempo,
dejaba de hacerlo,
no estaba para que mis ojos lo vieran.

Demoré el momento,
jugando a extender ese instante,
mintiéndome y calmando la palpitación.

Lo reconocí de inmediato.
mis ojos se clavaban en su espalda,
lo distinguí entre la multitud,
lo vi y temblé,
la piel se erizó 
y escapé rauda de ahí.


Intentar iniciar la ruta en sentido contrario,
negar las palpitaciones,
el aceleramiento corazonal,
la respiración álgida
y por la mente sólo cruzaban imágenes,
las suyas.

Detenerme en sus ojos,
en el color de su piel,
y volví,
intentando no repetir los pasos,
caminando hacia atrás si era preciso,
distraer vista y pensamientos.

Hasta que me encontré con su mirada, 
jugando a alejarme,
que no me interesaba,
caminé mientras soñaba, que sus ojos se clavaban en mi espalda.


¿Existe realmente el encuentro?
mi parte mentirosa engañó la tensión,
negando y esperando,
busqué manera de hacerme saber presente,
ahí, casi al frente suyo,
él en cambio solo levantó la mano como quien solicita la cuenta, 
para perder la vista, en otro punto más relevante que mi presencia.


En ese instante comenzó la decepción,
haciéndome cómplice del juego trivial,
adolecida por la perdida de ilusión,
sintiendo la fuerza del viento,
llevándose de mi todo, todo,
ensoñación, alegría, amor, amore.

No lo permitas por favor,
no dejes que su fuerza de viento poderoso, supere a la mía,
quedarme sin esperanzas,

sería lo más cercano a ya no vivir....

jueves, 30 de noviembre de 2017

San Andrés Peras cocidas.



... ¡¡¡ Hace algún tiempo, los días 30 de noviembre, mi padre despertaba más entusiasta que nunca, porque era el día de su santo. Que para las tradiciones familiares con las que fue cobijado, las celebraban al son de "San Andrés Peras cocidas". Su "Tolita", una suerte de ama de llaves, era quién lo malcriaba (y criaba), cuando niño, preparándole aquel postre que parecía una pócima, si lo hacías como la receta chilena indicaba, al son de las pasas negras, un toque de canela, harta agua, muuuucho almíbar e ídem cantidad de peras.


De esas cosas de niños, crecí pensando que el santo de mi papá, en Chile, debía ser casi que feriado nacional, más que mal era el santo de "mi papá", la persona más importante del mundo. Cuando regresamos a Chile, su madre, mi abuela Marta, cuando llegó su santo, mandó a preparar el postre.... es decir, no estaba tan equivocada en mis pensamientos.


Con el tiempo y las circunstancias aquellas de crecer, madurar y los alcachofazos, comprendí que esa conmemoración, nació de su "Tolita", que amaba a mi papá, como todos los que lo conocimos. Entonces fue que la tradición la heredó mi mamá, la que preparaba a su manera, la compota sin pasas, ni canela, con poca azúcar, mucha agua y la misma cantidad de peras.



Y fue en este regreso a Chile, que tuve el placer sublime de sumar a mi propio "San Andrés", a quien amar, ensoñar, admirar, adorar y disfrutar como amigo, mi querido primo Andrés SA. A quién como miembro de la familia Orrego, le pregunté si a él también le festejaban todos los 30 de noviembre su santo al son de las peras cocidas..... y con aquella sonrisa enorme, hermosa, soltó una risotada, asomándose aquellos enormes, perfectos y blancos dientes. Nunca me dijo a ciencia cierta sí o no.... por lo que sume a favor aquello del "que calla otorga". Hasta que un día como hoy hace 18 años, mi príncipe de 2 metros, cuando recién había cumplido los 30 años, decidió no festejar nada, nunca más.
Después llegaría el 2008, año en el que mi papá murió y la conmemoración de "las peras cocidas" comenzó a diluirse en las añoranzas por tiempos mejores....


Y sin embargo, de aquellos legados, tradiciones familiares queridas, y de ausencias en días de santos, hermosos, primos - amigos, enamorados, no puedo olvidar, no olvidaré jamás a mis dos únicos, queridos, ensoñados, idolatradados "Andruches".





¡¡¡  Feliz no "San Andrés Peras Cocidas", papito querido ¡¡¡ 
¡¡¡ Te quiero siempre, siempre, amado, amigo, primo  ¡¡¡ ....

sábado, 11 de noviembre de 2017

El amore del amor.

Hubo un tiempo,
un lugar,
un momento,
en el que fuimos uno solo.


El tiempo y lugar están,
sólo faltamos nosotros,
nos encontremos,
donde éramos uno solo.

Aquella intensidad que nos iluminaba,
está aquí,
sólo aquí.

Volvamos a donde el verde cubre al tiempo
y nuestras miradas sólo ven árboles,
espacios para el vuelo,
para irnos hasta sus copas,
a rosar sus hojas, agarrarnos de sus ramas.


Ese lugar azul,
donde hubo un tiempo,
un espacio
y éramos uno solo.

Volveremos,
al verde
y a los azules,
a volar para encontrarnos,
para después dejar atrás el azul casi morado.

Nos respiramos aquella fragancia de aire-amor,
somos tu y mi aire,
a donde vayas voy,
a donde viajo estás,
eres el amore del amor,
soy tu amore amor,
mi amor, tu amor, mi amor, tu amor.

Tu amore de mi, está en ti,
mi amore de ti, está en mi,
somos el amore amor.


Si un día no nos reconocemos,
en ese ayer nos encontraremos,
porque éste nunca se irá,
resistencia contra el olvido,
tu siempre mío,
siempre tuya. 


Sigamos siendo lo que fuimos,
los nosotros,
nosotros nuestros,
siempre y atentamente tuyo y mío.



Colomba Orrego, Noviembre 2017


martes, 31 de octubre de 2017

Simbiosis exquisita.

Mi querido, querido,
Los ojos externos,
siguen confundidos,
me pregunto si será tal
o el resultado de una historia que terminó en simbiosis exquisita...


Tu yo soy me,
Mi yo eres tu,
soy tuya
y tu eres mío.

Tanta felicidad,
felicidad a por confusión de otros,
quizás siempre fue así,
solo que nosotros tardamos en verlo,
darnos cuenta,
las imágenes no mienten,
simbiosis exquisita...


Felicidad, dicha, plenitud,
ser tu y tu seas yo,
tu esencia está en mi
y yo en ti.


Tanto amor,
ya no me marea,
me arropa como salvavidas,
me das la vida,
en esta simbiosis exquisita,
das luz y vida a la mía,
quiero entregarte la misma dósis.

Nuestra amistad, 
años juntos de complicidad,
lealtad infinita,
un lindo amor,
jamás pensé contemplar esta alegría.


Me tu yo,
Yo tu me,
si el mundo quisiera llevarme,
me iría sin miedo...
porque gocé la simbiosis exquisita.

Te amo mi querido, querido,
te amigo, 
te amante, 
mi novio, 
mi eterno primer amor,
te amo.


Como a él
y sé que lo sabes
y que lo comprendes,
él desde aquí,
tu desde el universo, la inmensidad 
y todos los días,
estás en mi, dentro de mi, dentro de ti estoy,
mi universo de simbiosis exquisita,
nos amaremos siempre....



A él, desde lo imposible
y sin embargo lo amo intensamente,
lo enamore,
su existencia otorga energía a la mía,
intensa como locamente,
le enamore 
justamente por eso,
será mi consentido amore,
amolo, a mi "Vga", amolo, 
sufriente, intenso e imposible,
energizándome.


Agradecida sin decir más,
podría irme,
con todo lo que me has dado,
una vida juntito a mí,
latiendo-me, respirándo-me,
por siempre,
simbiosis exquisita,
una y él / él y yo / tu y yo.


Los amo,
con esa brisa de plenitud,
su cuota de sufrimiento, 
con intensidad,
amore, amor, enamore,
ahora sí podría morir....

viernes, 27 de octubre de 2017

Buen viaje!!

Con la libertad que me confiere saber,
que jamás me leerás,
expreso agradecimiento eterno por haberte conocido.

Agradecimiento que se mezcló,
lo mezclé sin querer y sin poder evitarlo,
con todos los sentimientos posibles,
con ilusiones, esperanzas,
con la intensidad que me caracteriza,
el enamoramiento, el amor, te amo, amore, 
te ensoño, adoro,
te amo, amore, amor.

Por imposible,
te amo,
por lo inalcanzable que eres,
te ensoño,
por estar siempre aunque no estés,
te enamoro,
por ser la esencia de la masculinidad preciosa y precisa,
te idolatro, me enamoras,
te amoro.

Buen viaje,
disfruta....
todo será hermoso, maravilloso, histórico,
nadie mejor que tu, para observar lo que sucederá...

No pensaré,
lo intentaré,
no pensaré en el después,
solo en tu partida, tu viaje,
en que te vas,
intensamente quedaré un poco triste...
y a la vez contenta por tu felicidad.

Buen viaje mi querido, cariños miles!!! 

jueves, 19 de octubre de 2017

Feliz no cumple!!!



Todos los días estás presente,
en el aire,
en la memoria,
las nostalgias,
la vida entera misma que disfrutamos unidas.

Te amo y te extraño!!!