miércoles, 30 de mayo de 2018

Siempre serás el volumen de mi corazón!!!!


¿Qué hacer?
No puedo contra lo que siento,
por más que distraiga, confunda, enrede mis sentimientos,
estás siempre presente.


Ayer descubrí las bondades curativas de este amor - amistoso,
que existe en un presente - ausente,
de aquí, como ayer sábado,
como hoy domingo,
como siempre, siempre.


En el que sin esperar nada,
ocurre que me sonríes y me derrito,
iluminas mi vida,
aunque pasen semanas sin vernos,
te llevo en el aire,
en las ensoñaciones, en los pensamientos y que al dormir,
te llevan hasta mis sueños.

  
¿Cómo?
Es simple, cierro los ojos y vuelvo a verte,
a sentir ese aroma que llevas en la ropa
y si me abrazas, un poquito de ti se queda conmigo a donde vaya.


Memoriándote te amo,
recordándote te enamoro,
amor, amore, amor,
mirándote a los ojos más te amo y enamoro,
si me abrazas, me estremezco,
si me das un beso, la sensación de pieles, la tuya cálida, la mía estremecida,
volando me voy en las nubes junto a tu aroma,
me matas de amor,
las horas futuras quedan llenas de ti,
para recordarte, extrañarte, memoriarte y nostalgiarte...


No te asustes,
no espero nada de ti
porque en días como ayer,
tu presencia, el abrazo, la sonrisa, el beso,
invaden los hoy, ahora, mañana, muchos más mañanas más.


Porque siempre estás en mi,
te llevo en el corazón cada que late,
en los recuerdos por lo vivido,
en la esperanza de un próximo encuentro,
junto a la imaginación que se acelera al pensarte,
ya sea de día, de tarde o en la noche para soñarte.


Gracias por conocerte,
alegrarme y llenarme la existencia de vida,
energía y creatividad,
escribir y escribir.


Mientras seguiré escribiendo, pensándote, cantando, bailando,
que existas, que te amo, que te enamoro....

martes, 1 de mayo de 2018

Recordar.


Apareces en mi vida, descentrándola,
cada que estoy por desprenderte,
surges removiendo mis sutiles certezas.

Como hoy hace un instante,
¿será que me envías señales?
tus acciones ¿están conectados a mis pensamientos?...



Atesoro esa idea,
se aprieta mi corazón,
ensoñando quizáses, a lo mejores...



Lo que no debo es olvidar,
desmemoriarme ante la idea que después de ti,
al de ti, que habita en mi interior,
nacieron los colores, aromas, copas de árboles, estrellas fugaces....

Y para qué contarlo,
es un secreto nuestro, mío, del ti que habita en mi interior.



Me cierro a malos sentimientos,
sensaciones frustradas,
que intentan enceguecer la verdad,
que yo te ame y tu no,
que te ensoñe,
enamore y tu no,
es asunto para otro tiempo,
en el ahora y para siempre,
recordar, recordaré...



Que fuiste energía,
sentido, luz, caminatas,
de árboles, noches de luna, de estrellas fugaces,
destino, de horizonte, mi amor, de ensoñaciones, enamorarte...
el tu que habita en mi interior

lunes, 23 de abril de 2018

Indiferente.

No lo sabes, 
ni siquiera lo intuyes,
pero no nos volveremos a ver nunca más. 

Sé que en este momento presente,
no lo notas,
pero llegara ese día,
que descubras desaparecí 
y por más que intentes hacer memoria, 
no estaré para responderte.

Pensé volviéramos a tiempos de epístolas,
pero ya no hay intensidad entre nosotros,
tampoco complicidad,
qué decir deseo,
los días de cartas atiborradas de palabras,
serán opacados por silencios fríos silencios.

La ofensa,
falta de cariño,
resultan en ausencia de respeto,
en otros  tiempos la cobraría con venganza, 
pero para ti, 
solo existirá indiferencia.

martes, 3 de abril de 2018

Diez años.




Diez años papito querido,
una década como dirías,
tantos años sumados,
tanto tiempo lejos de ti.

Tantas historias que siguieron sumándose,
como las nostalgias que dejaste en mi,
en las tres gracias,
en la Blanquita
y cada uno de los todavía queridos y cercanos - lejanos amigos.


Siempre pensé que eras eterno,
que tu y mi mamá estarían siempre a mi lado,
que los que faltaban, los que se iban, los que  morían,
eran otros, otros papás, los de otras personas, personas distintas a nosotros, distintas mal, porque nosotros "los cinco", somos, éramos, seremos, fuimos, somos, los más distintos, distinguidamente distintos, especiales, mágicos, sublimes, únicos e irrepetibles.


39 años pude disfrutarte, padecerte, quererte y viceversa,
años que marcaron la ruta.
Nunca más encontré alguien que quisiera acompañarme a caminar,
a recorrer la vida, el destino.
No volví a toparme con nadie interesado en mi historia, en quien soy, para dónde quiero ir.


Papito, papito, que pena que la vida sea así,
que malo que no fuéramos eternos y hoy como cualquier otro día,
pudieras estar a mi siempre lado,
viendo como maduro,
como entiendo todo mucho más
y aprovechar mil instancias para abrazarte,
para decirte suave -casi imperceptible-, lo mucho que te quiero,
lo feliz y orgullosa que soy por tenerte como papá,
o orgullosa que soy de parecerme a ti.


Inmersa en un mundo que no me interesa,
en el que casi estoy por inercia,
donde los amigos dicen serlo y desaparecen,
donde las personas que te quieren dicen quererte, estar y se alejan.
Nosotros éramos los únicos para siempre, intensos, sinceros.


Papito mío y querido,
tanto que quisiera contarte, compartirte,
ahora que estoy más vieja,
no creo que nunca sabia como tu,
menos culta,
quizás un poquito más inteligente,
muy sentimental,
siempre nostálgica,
tanto que quisiera contarte, hablar de hija más grande, con mi papá amado,
mirarte a los ojos, tus ojos grandes de mirada romántica, acariciar tu cara papito mío, continuar muchos miles de segundos, contemplando tu carita, tus ojos, quisiera darte un beso.


No logro acostumbrarme al mundo,
encerrada en la burbuja que tanto odiabas,
me conecto con lo que quiero, lo que más quiero,
aquello que le da peso y sentido a mi vida,
a la historia, a la que puedo construir.


Ahora que los dos somos grandes,
que las pasiones podemos más o menos contenerlas,
y abrirte el corazón sin descalificaciones,
pensarte, pensarnos, compartir ideas, entender al mundo desde tu visión, cerrar círculos a través de tus palabras.


Te quiero papito mío, amado, ensoñado, sublimado, único e irrepetible, te quiero, te quiero, te quiero, te extraño...

martes, 13 de marzo de 2018

Ser sólo para ti!!!

Ayer noche, 
de vuelta a casa, 
un alguien desconocido, porque ni rostro, menos voz distinguí, 
gritó... "Despiertas en mi, aquel fuego con el que podría incendiarte" 
¿Pirómano a la vista? 
Voltee buscando una otra persona, 
pero solos los dos, la calle habitábamos. 
Pasado en copas estaría, pensé y sin embargo 
- por un instante-, 
imágenes incandescentes de figuras humanas, evoqué.

jueves, 1 de febrero de 2018

Como si no existiera.


Dejaré que el tiempo transcurra
y quizás,
mientras los días van sumándose,
para esos entonces....

Sin dar señales,
como si no existiera,
ni respirara,
te habré olvidado...

lunes, 22 de enero de 2018

21 años.

Tengo la fecha clavada en el corazón,
porque meses después de mi partida,
tu también te fuiste,
pero más radical que yo,
sin que lo quisieras,
pero la vida impidió que volviéramos a encontrarnos.

Mi compañera de días,
de la vida antes de,
la gatita más minina, monona y tierna que comenzamos a tener.


Y por ello sigues presente,
como todos los queridos miau y guau que acompañaron nuestros años infantiles, adolescentes...
compañeros, compañera, linda Leontina,
sigues presente,
siempre, siempre, siempre.