sábado, 30 de junio de 2007

La familia y sus derivados....


Hoy llamaron de la casa de mi tía Alicia para contar que "Camilo", su marido, acababa de morir.

Mi tía Alicia, es tal ya que es la hermana número cuatro de mi mamá.

Y pues si bien, sin ánimo de resentimientos debo reconocer que la muerte del occiso, no me dice nada mucho, en cambio, el hecho gatillo pensamientos varios en mi interior..... por ejemplo que por esas cosas de la vida, no tengo un solo recuerdo, imagen, ni situación en común vivida con mi tía Alicia, su marido o sus hijos, ni de cuando yo era chica (antes del golpe), ni de después del golpe, menos durante, algo hay de re encuentros (casi nada) cuando volvimos de México (1987) y nuevamente cero recuerdos de ahí en adelante.
Los ¿por qué?, pues porque el marido de mi tía, era un derechista y pro golpista aserrimo. Juraba de guata que los comunistas éramos (el burro por delante) "come guaguas" y que había que matarlos a todos.
En su afán por salvar a la patria del yugo comunista, tomo cartas en el asunto y para el 12 de septiembre del ´73, el ilustre Don Camilo ya había denunciado a todos los médicos que trabajaban con él (en la Escuela de Medicina de la Chile), porque según él -también-, estaban organizando una revolución, que tenían armas y que eran "altamente" nocivos para la sociedad.
Entre los detenidos por el arte del buchonaje, estaba mi tío Titin2 (hermano de mi padre), que efectivamente era comunista, coleccionaba armas antiguas, fue detenido y enviado lejos de Chile por varias décadas.
Y no es que este chochiando y las muertes me llegan al alma y entonces quiero reinvidicarme, ni cosa parecida. Pero reconozco que la debilidad de mi vida, digase TENER UN FAMILION, ha sido y será mi talón de áquiles por siempre. Una familia, la que finalmente (hasta ahora) no he logrado tener. Una familia bien numerosa: con hartos primos, tíos, sobrinos, sobrinos nietos, bisnietos (no míos por favor!!!), los cuatro abuelos, algo bien numeroso, un "choclón".
Supongo que tanta obsesión se debe a que en mis años en México (los mas maravillosos de la vida), veíamos por temporadas a los abuelos, una vez a mi tío Titin2, nunca a sus hijos, nunca a mis tíos de Chile ni a sus congeneres y pues reconozco que me hicieron falta. Y como todas las cosas de las que careces en la infancia, después, se convierten en tu puñal clavado en el pecho, a mi me ha tocado arrastrar con estos deseos enormes de echar raíces y cultivar un gran, gran árbol geneálogico con muuchas ramas, con muchas sub ramas...

Y como también sucede cuando uno añora demasiado mucho algo, cuando se me hizo conocer "una parte del árbol geneálogico que me correspondía", las cosas no se tornaron del todo favorables. Era el choclón por tanto tiempo añorado, pero el sentimiento no fue mutuo y las puertas nunca se abrieron del todo "de allá para acá". Solo mis tiernos abuelos paternos salvaban.
Casualmente por aquellas "vueltas de tuerca", tendrían que ser precisamente los familiares "objetados, dados de baja, los señalados por "derechistas"", los únicos que nos dieron una mano, una ayuda, como dios manda en esos dificiles primeros años en Chile.
Gracias a mis tíos Patricio y Pino, gracias al tío abuelo Lucho, la family Orrego Sánchez, obtuvo casa, trabajo y hasta mensualidad para que una de las dos hijas en edad escolar fuera un peso menos pal bolsillo. O sea todo lo que teníamos era gracias al LADO B de la historia, porque casualmente los del LADO A sólo trabajaron -con esmero-, para que volvieramos a Chile y una vez aquí "si te he visto.... no me acuerdo".
Pero volviendo al presente concreto, hoy después de saber lo de la muerte de Don Camilo y los dimes y diretes de los deudos, me preguntaba ¿por qué todo este vaivén emocional?.... mmmmm no lo sé, quizás sea el viejazo que esta aterrizando, porque no me canso de reclamar por la familia que no he tenido, porque de pronto pienso que ahora que el muerto esta muerto, -quizás, quizás-, podría acercarme a la tía semi desconocida y sumarla a este raquitico árbol que quiero tener. Quizás también se deba a que soy una "guacha" en toda la extensión de la palabra, y como tal, al primer "añañu" caigo derretida.
La foto (de izquierda a derecha): mi tío Patricio (el mayor), sentado mi tío Pino (el segundo), al lado de él también sentadas: mi madre (la mas chica) y su hermana Alicia (la penultima), parado detrás mi tío Eduardo (el tercero). La otra mujer ignoro quien es.

2 comentarios:

Lena...en algun lugar del mundo dijo...

Colomba,
te puedo linkear en mi blog?

Pablo dijo...

Uy a ti si que te gusta escribir y que largo!!.
Pero eres demasiado divertida!!