lunes, 28 de mayo de 2007

Ausencias....



Hoy abrí mi correo electrónico y me encontré con una noticia impactante: FALLECIO GUILLERMO CIFUENTES.

Al Guille lo conocí a través de mi hermana Pascuala, ambos estudiaban comunicación audiovisual en el ARCOS haya por los viejos finales de los ´80. El Guille con esa carita como de muñequito, con sus ojitos coquetos, con sus largas pestañas; el Walter, el Pato Pereira, el Quique, la Turca. Esas gentes que una cuando joven los miraba con toda la admiracion y con todo el amor y con todo el enamoramiento del mundo y con los que se podìa hablar y sobre todo de cine y sobre todo aprender un poquito mas y mas y mas y conocer gente un poquito mas y mas y mas.

El Guille, tantas veces que nos cruzamos en distintos momentos de la vida. Cuando trabajamos en PANAMA, cuando viajamos a Viña a presentarla, cuando los harte de sanguchitos de ave pimiento y ave palta, cuando celebrabamos los cumpleaños del Walter en la casa de tu mamá en Bremen, cuando nos encontrábamos en la esquina de mi casa, cuando nos encontrábamos en la casa del Bobe.

Esas personas tan particulares como efímeras, tan particulares y bellas, tan Guille, tan Walter y que por esas cosas de la vida se van de la vida de forma horrorosa, tremendosa, tristísima. Y entonces nos queda este vacío extraño, esta cantidad de recuerdos, este borbonaje de recuerdos, de rostros que ya casi habían sido sepultados en el baúl de los ayeres..... Y vuelve a surgir la carita redondita y tierna de muñequito del Guille y la carita blanca y geométrica del Walter y los bigotes del Pato y el tonito de voz precioso del Quique y aquellas tardes en la casa de Rosal viendo TAXI DRIVER y las tardes escuchando boleros y las penas y las penas y las penas y las nostalgias.

Convencida estoy que todos aquellos que mueren de manera brutal, es porque eran ángeles, bonita manera de enterarnos de ello, pero la vida finalmente suele ser cruel, cruel para los que la padecen, cruel para los que nos enteramos así tan a boca de jarro que ya no nos encontraremos más pero que seguramente nos volveremos a ver en sueños, en imágenes, en fotos, en recuerdos, en olores, en calles, en pasos, en palabras.....

2 comentarios:

GATO ROMANO dijo...

Bonitas palabras.

Pus-modernidá dijo...

Si, yo tambien quedè pa dentro...
lo ubicaba perfectamente, sin ser
su amigo personal, pero me lo encontraba siempre en las actividades relacionadas con el video arte, en las bienales del MAC siempre con Nestor Olhagaray.

me apenè mucho con la noticia,