lunes, 12 de marzo de 2007

¿Soledad o cansancio?


Alguna vez se les ocurrió pensar ¿cómo será la vida de un guardaespaldas, guarura o custodio?.
Detenerse a pensar ¿si existen, si piensan, si escuchan, si hablan, si sienten, si están?. Mi comentario completamente discriminador se debe a que la verdad, yo no. Nunca pensé si quiera que fueran personas, (fuerte y sin tapujos). Siempre los vi como unos matones de mierda y que por tal no merecían nada (sobre todo por los CNI, DINA y todos aquellos que portan armas y que confunden defender con "asesinar").
Pues bien, Rodrigo Moreno. Argentino, con su ópera prima EL CUSTODIO (2005), decidió meterse de lleno en la vida (si es que eso lo es) de un guardaespalda, guarura o custodio y mostrarnos: "si existen, piensan, sienten, respiran".
El CUSTODIO, interpretado por Julio Chávez (papucho, papacito, mango, ricurita!!!), un gran actor argentino quien ha participado en 16 cintas, entre ellas: "Un oso rojo" de Adrián Caetano. Y es que Chávez tiene la cualidad física y actoral de verse y ser a la vez rudo, mudo, pacifico, tierno, repulsivo, silencioso, violento.
En la cinta EL CUSTODIO (Rubén), dedica las cuasi 24 horas del día a ser la sombra de un ministro, debe seguirlo de cerca, desde atrás en auto, mientras su patrón vive, ama, come, respira, tiene casa de campo, amigos, toma muuucho vino, tiene amante, etc., en cambio para EL CUSTODIO su tiempo libre lo pasa o en un departamento desolado y oscuro, donde duerme con el ruido de la TV de fondo y se alimenta de leche con plátano. Sentimentalmente mantiene vínculo con su hermana esquizofrenica, una sobrina con la teja corrida. Cuenta con la pasión por el dibujo y el cigarro......
Lo curioso (aunque obvio) de la movie es que esta filmada todo el tiempo en escenas donde EL CUSTODIO es la imagen nítida vs. la borrosidad del entorno. La cara de Rubén, su mirada o expresiones en medio de la gente, sus ojos, su figura corpulenta. Es nítido -ante el ojo del director- y completamente inaparente para los que lo rodean.
Y son precisamente esos detalles: sus ojos, su cuerpo corpulento, su seriedad, la pulcritud de su trabajo, sus silencios, los que le dan agilidad a la película, envuelta en la duda constante sobre si esa mirada lejana, ausente, soñadora, vacía, será: ¿Soledad o cansancio?. Y así es como esos detalles convierten a la cinta en una envolvente realidad de casi dos horas.
Y como finalmente el cine se ve por gusto, por placer, por tarea, por cultura y porque uno se identifica con cosas, sensaciones, personajes.... por mi parte expreso: desear, anhelar, rogar, suplicar dar todo, todo por entrar a la cinta y a la vida de "Rubén"..... convertirme en su "algo" (amoroso por supuesto).
A cambio le propongo:
1.- Cuidar su departamento
2.- Trasladar mi central de trabajo en transcripciones
3.- A mis dos encantadores gatitos
4.- Quitar cortinas para que entre la luz
5.- Esperarlo todas las noches o las madrugadas o las semanas con comida sana, nutritiva y rica.
6.- Convertirme en la musa inspiradora de sus dibujos
y....
bueno esta parte es sólo apta para Rubén - Julio y Colomba.

2 comentarios:

manu dijo...

colombita tus puntos de vista son ultrabacanes me alucinan, yo soy casi un niño viendo una pelicula, tu cachai todooooooo
un besote
voy a ver tarnation hoy jijiij

manuza dijo...

Simplemente magistral...
Asi da gusto leer una crítica y por supuesto de ver la película.
Aunque a veces son mejores los films vistos a través de tu mirada.
Gracias de nuevo y es imperioso que tu manera de sentir el cine sea publicado en medios que lleguen a más gente.
¿cómo es posible que no estès trabajando en algún medio?