martes, 10 de octubre de 2006

De repente....


De repente la distancia, la soledad que pueda tener cada uno por su lado, nos hace sentir, nos hace pensar, nos hace soñar, nos hace decir tantas cosas. Esto no quiere decir, si quiera por un segundo, que me arrepienta de nada, nada, absolutamente nada, de lo que nos dijimos ayer.
Pero cuando uno deja pasar las horas, cuando uno se va a dormir y deja que las horas transcurran y que la noche se vaya y aparezca la luz del día y sobre todo cuando el día amanece tan hermoso y cuando uno se asoma por la ventana o por el patio (en mi caso) y ve las plantitas, el sol, a los gatitos... como que las cosas dichas en medio de la noche, en medio de la explosion de sentimientos.... de pronto suenan distintos, como no propios.
Anoche estabamos particularmente nostalgicos, querido mio, estabamos particularmente solitarios, particularmente necesitados de amor, particularmente necesitados de ti yo y tu de mi.
Y ahora, en la luz, en el día siguiente, me pregunto ¿que pensaras?.

De repente salieron a pasear tantas cosas que no nos dijimos, tantas cosas que teniamos atascadas de hace tanto tiempo, cada uno por su lado, tantas mierdas, tantos amores, tantas dudas, tantas frustraciones, tantas penas, tantas alegrías, tantos momentos maravillosos vividos juntos, vividos solos, vividos pensando en el otro, pensando en la otra, tantas cosas que no hicimos.

De repente uno se da cuenta que las historias entre humanos, entre personas no terminan nunca, solo si uno de los dos estira la pata.

De repente es super fuerte saber eso, de repente da rabia estar tan lejos, de repente quisiera volar con rumbo conocido ya mismo.

Y de repente sigo leyendo y leyendo y mirando las exclamaciones de todas y cada una de las palabras que nos dijimos, que me dijiste, que te dije, que nos juramos, que sellamos, que prometimos, que queremos, que tenemos, que desamos.

De repente es hermoso, de repente es triste, de repente me dieron ganas de decirte que fue una linda noche la de anoche y que de repente, todo esta ahí fresquito y que de repente todos los días estaré.

1 comentario:

manuza dijo...

¿cuñado habemus?